Nota del autor: este articulo es muy sesgado, ofensivo y va herir a muchos positivistas salutogenicos. 

Ver en lo que hoy se ha convertido la sociedad moderna es una vaina loca, optimistas, positivistas vendedores de unicornios y un largo etc de toda clase de personajes que venden que todo en la vida es bueno o debería serlo y lo malo también buscan transformarlo en bueno o hacerlo RESILIENTE. Donde quedan el trabajo duro el sacrificio  la disciplina etc?

En concepto y en teoría (que no voy a publicar) se ve buenísimo, la octava maravilla del mundo verdad??? Pero NO, la vida por si misma no es positiva y ver lo malo como bueno simplemente NO ES BUENO, hay que saber defenderse y saber decir BASTA hay que saber poner limites. Eso de poner la otra mejilla o la resiliencia ante lo malo es un enlatado bien alejado del mundo real. 

¿Que es bueno en marketing? lo es, vender lo bueno siempre vende y llama la atención lo malo es oscuro y todos le temen. Todos preferimos buenas noticias aunque disten de la realidad.

Pero como todo en la vida , el marketing positivo falla en un detalle la vida no es positiva , entiéndase , es positiva y negativa y saber distinguir cada aspecto es lo que nos hace mejores y mas inteligentes,  y promover este positivismo edulcorado y trasnochado desde una butaca en un país del primer mundo no es lo mismo que tratar de hacerlo desde un país del tercero y en vías de caer al cuarto o quinto  ya que las realidades son TOTALMENTE DIFERENTES. 

¿Y si el unicornio no es tan bonito como te lo pintan?…

Como muchos habrán leído existen muchas personas hablando en contra estos temas,  por el sesgo y manipulación extrema de todos los mal llamados estudios en se basan , pero no me voy a meter en esas honduras.

Les voy a dar un ejemplo muy practico ,  es un país en America del sur  que se llama Venezuela y les debería servir de caso practico de lo que se debe o no hacer o decir,  una cosa que empezo bonito (supuestamente y termino muy fea) un día el gobierno socialista te quita tu negocio , por el bien del pueblo, pero eres optimista y resiliente y montas otro, llega el mismo gobierno y te impone lo que debes cobrar por tus bienes o servicios y para completar te obliga a pagar un salario mínimo a perdida, seguimos optimistas y resilientes, decreta días feriados y de descanso que debes pagar? ¿Continuarias Optimista y positivo? Pero la historia no termina ahora  te quita el agua la electricidad el teléfono y lo que en cualquier otro lugar es un servicio básico y que NO FALLA como su nombre lo indica, Como demonios puedes aplicar todo el enlatado positivo optimista en esta situación caótica y que cada día se torna peor (y la historia en estos casos es lapidaria).

Ahora no me vengan con Viktor Frankl y el hombre en busca del sentido ,adaptarse a lo malo es exageradamente peligroso ya que te vuelve impotente y cobarde  aplicado a ese caso, el mundo tiene gente buena y mala y a todos NO LOS PODEMOS TRATAR IGUAL A TODOS, las tragedias del mundo pasan por darle muchas vueltas a los asuntos de como tratar y que hacer con la gente mala (vean a Venezuela hoy), lo bueno debe premiarse y lo malo castigarse sin medias tintas.

Ahora dejando un poco la acides y metiéndonos en nuestra área SST PRL hay un auge marcado en las tendencias de bienestar y positivismo y salutogenico, que pretenden ocultar los riesgos y problemas con una manzana, una campaña saludable y muchas pausas activas  (toda una moda o tendencia pero que desaparecerá con el tiempo) pero que tienden a pasar por alto los problemas organizacionales que generan riesgos y problemas, OJO CADA CASO ES DIFERENTE Y POR ENDE REQUIERE MEDIDAS DIFERENTES. 

Promover la salud para nada es malo, LEAN BIEN, lo malo es promoverla donde no la hay, mentir nunca será bueno, hacer lo malo bueno no es así de fácil, engañar no soluciona problema los oculta.

Vender arcoíris unicornios y todas esas mariconadas NO ayuda a la seguridad y salud de la gente y fíjense los paises que mas promueven estos teoremas sus cifras de accidentes y enfermedades laborales NO HAN CAMBIADO y hasta en casos han aumentado, en resumen el bienestar en papel es muy bueno y bonito acompañado de una manzana, pero en los lugares de trabajo NO pasa nada el trabajador sigue igual.

Esto seguro tiene una segunda parte esperanza…

Los curanderos e impostores (Japiologos, bienestarras y salutiferos) pretenden intervenir sobre la Seguridad y la Salud en el Trabajo, burlarse de los empresarios incautos o cómplices, sortear a la Autoridad laboral y repetir la importancia del salario emocional (para los demás). Ya está bien de frivolizar con los muertos, heridos y enfermos por los riesgos laborales. 

Javier Llaneza

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.