El RESKILLLING lo pudiéramos traducir como el “re-entrenamiento” y es el proceso de aprender nuevas habilidades para que puedas hacer un trabajo diferente , o de capacitar a las personas para que hagan un trabajo diferente . Los empleados necesitan «comprar » su propio cambio de habilidades en lugar de obligarlo a imponerlas.

El reskilling efectivo requiere la mezcla de aprendizajes combinados que mezclan el aprendizaje tradicional, incluyendo capacitación, cursos digitales y ayudas laborales, con métodos no tradicionales. EL COVID-19 es un catalizador de muchos cambios y el trabajo es uno de los mayores afectados, si tomamos en cuenta las cifras de WEF de +- 20 millones de desempleados para final de año , vale la pena PREPARARSE PARA LA PEOR ESPERANDO LO MEJOR.

Las personas operan naturalmente sobre la base de incentivos: hacen lo que se recompensa. Para animar a las personas a no sólo comenzar su viaje de aprendizaje de habilidades blandas, sino a continuar con él, las recompensas y los incentivos son fundamentales. Una gran firma de asesoramiento ha implementado recientemente una serie de insignias digitales para recompensar a las personas que completan ciertas sesiones de capacitación. 

Al igual que la progresión de los cinturones proporcionados a los artistas marciales, estas insignias sirven como reconocimiento público para otros de que el aprendiz se está convirtiendo en un experto en un tema determinado, animando así a los empleados a seguir invirtiendo en habilidades clave tales como:

  • Habilidades avanzadas de comunicación y negociación
  • Habilidades interpersonales y empatía
  • Habilidades de liderazgo y gestión
  • Emprendimiento y toma de iniciativas
  • Adaptabilidad y habilidades de aprendizaje continuo
  • Habilidades de enseñanza y formación.

Desarrollar las habilidades blandas requeridas y asegurar que los empleados, y a su vez las organizaciones, estén configurados para el éxito no es tan simple como aparecer en un video de capacitación. En su lugar, las empresas deben cambiar los procesos y comportamientos de sus empleados, una tarea mucho más difícil.

La evaluación es un primer paso importante. El tamaño de la brecha de habilidades blandas resulta particularmente difícil, ya que por lo general carecen de mecanismos sistemáticos de evaluación y certificación. Los departamentos de Talento Humano deben estar equipados con un marco que “codifique” las habilidades blandas y defina sus respectivos criterios de evaluación.

Por ejemplo, varias empresas europeas están empleando iniciativas de «piedra angular» para construir una plataforma digital para ayudar a los trabajadores a evaluar sus habilidades blandas, conocer sus fortalezas y necesidades de desarrollo, obtener acceso a capacitaciones específicas y obtener la certificación.

El mundo sigue girando, a pesar que gran parte de las actividades económicas han disminuido, tarde o temprano el efecto de la pandemia se va a reducir y pronto se irán retomando las actividades. PERO TODO CAMBIARA.

Por ello, tenemos que prepararnos para el nuevo futuro que se avecina. Además, esa idea nos mantiene alta la esperanza y nos prepara para lo que viene. Así que, si tienes alguna habilidad que deseas desarrollar o un proyecto que construir, este es el momento oportuno para ejecutarlo, si las condiciones te lo permiten o, aunque sea planificarlo para llevarlo a cabo con mayor rapidez una vez se reduzca o elimine la cuarentena.

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.